Moneda baño de Plata Santa Ludmila

La Moneda con baño de Plata de Santa Ludmila  conmemorativa del 1.100 años del asesinato de la Santa en el castillo de Tetín. Esta moneda forma parte de una edición especial de monedas conmemorativas con baño de plata u oro.

Características :

Medalla conmemorativa diámetro 30 mm – Santa Ludmila.
  • Anverso: Santa Ludmila, ruega por nosotros
  • Reverso: Praga

Plazo de entrega 1-3 semanas según disponibilidad.

El precio de la medalla conmemorativa incluye una lujosa caja.
Tamaño de la caja:  80 x 80 mm, espesor 34 mm
Diseño:  marco con membrana de silicona
Material:  Madera/plástico
Ventana interior:  51 mm x 51 mm
Apertura:  imán de 180° en la solapa
el color  blanco

19,90 

Hay existencias

Descripción

La Moneda con baño de Plata de Santa Ludmila  conmemorativa del 1.100 años del asesinato de la Santa en el castillo de Tetín. Esta moneda forma parte de una edición especial de monedas conmemorativas con baño de plata u oro.

Características :

Medalla conmemorativa diámetro 30 mm – Santa Ludmila.
  • Anverso: Santa Ludmila, ruega por nosotros
  • Reverso: Praga

Plazo de entrega 1-3 semanas según disponibilidad.

El precio de la medalla conmemorativa incluye una lujosa caja.
Tamaño de la caja:  80 x 80 mm, espesor 34 mm
Diseño:  marco con membrana de silicona
Material:  Madera/plástico
Ventana interior:  51 mm x 51 mm
Apertura:  imán de 180° en la solapa
el color  blanco

Mas detalles:

MaterialLatón bañado en plata
Diámetro de la medalla.30 milímetros
Peso de la medalla12 gramos
Certificado
Cápsula de plástico
EmbalajeCaja blanca de lujo

Historia:

Santa Ludmila fue la primera santa checa. El monje Cristian dice de ella: “Era piadosa y mesurada, colmada de cariño. Generosa en limosnas y en oraciones nocturnas perseverante”.

Ludmila nació probablemente en el año 860 y a la edad de 14 años se casó con Borivoj, el primer príncipe del Estado premislita cuya existencia está comprobada por las fuentes históricas.

Ludmila vivió con Borivoj en Levy Hradec, lugar fortificado sobre el río Vltava, situado al norte de Praga. En la acrópolis de Levý Hradec se yergue la iglesia de San Clemente, la más antigua construcción cristiana en Bohemia. Debajo del suelo de la iglesia, remodelada sucesivamente en los estilos gótico y barroco, se han conservado los restos de la rotonda construida por Borivoj. A la princesa Ludmila le correspondió un notable papel en la propagación del cristianismo. Las leyendas religiosas la describen como una cristiana piadosa, a diferencia de su nuera Drahomíra, descrita como una obstinada pagana.

El monje Cristian

alude también a la viudez de Ludmila. La princesa perdió bastante temprano a su esposo. Borivoj murió antes de cumplir los cuarenta años. Al trono subió su hijo Syptihnev, y posteriormente Vratislav que murió en el año 921. En ese mismo año se desencadenó el enfrentamiento entre la princesa Ludmila y su nuera Drahomíra. Las leyendas religiosas describen el enfrentamiento entre Ludmila y Drahomíra como la lucha entre el cristianismo y el paganismo, pero los historiadores insisten en haberse tratado de la lucha por el poder en el Estado premislita. Drahomíra optó por una solución cruenta mandando matar a su rival. Ludmila fue asesinada en su sede de Tetín, en los alrededores de Praga, un sábado 15 o domingo 16 de septiembre del año 921.

Los asesinos de Ludmila irrumpieron en su aposento y a pesar de sus sentidas imploraciones la estrangularon. En la iconografía gótica, Ludmila suele ser retratada con el atributo de su muerte mártir: un chal blanco rodeándole el cuello.

La princesa Ludmila

murió a la edad de 61 años. Se decía que en torno a su sepultura se producían milagros. De la tumba se exhalaba un agradable aroma, y de noche, muchos vieron cirios y antorchas ardiendo. Por eso la asesina Drahomíra mandó construir sobre la sepultura la iglesia de San Miguel para que los milagros se atribuyeran a él y no a la difunta princesa Ludmila.

Al asumir el poder el príncipe Venceslao, ordenó trasladar el cuerpo de su abuela Santa Ludmila a Praga y sepultarla en la basílica de San Jorge, en el Castillo de Praga. Ello ocurrió en el año 925. Varios siglos después, durante el reinado del monarca Venceslao IV, los restos de la princesa fueron depositados en una nueva tumba, en la capilla de Santa Ludmila, en la misma basílica de San Jorge.

Ludmila, esposa del Premislita Borivoj, fue la primera santa checa. Sobre su vida y martirio surgieron numerosos tratados. Cincuenta años después de su muerte fue escrita una historia latina sobre Ludmila. A la santa checa se refiere también un monje del convento de San Emeramo, de Ratisbona, en el tratado escrito entre los años 974 y 983. Existió también el “Prólogo sobre Ludmila”, escrito en eslavo antiguo quizá a finales del siglo 11.

Información adicional

Color

Dorado