Moneda de plata Basilica St George

Moneda de plata 925 Basílica St George. La Basílica de San Jorge en el Castillo de Praga es una de las iglesias checas más antiguas y el lugar de enterramiento de la familia Přemyslov, cerca de la cual se fundó el primer monasterio checo de San Jorge.

Características :

Medalla conmemorativa  en plata 925  ,  diametro  30 mm
  • Anverso: Estatua de St. George en el Castillo de Praga.
  • Reverso: Basílica de St. Jorge.

Plazo de entrega 1-3 semanas según disponibilidad.

39,90 

Hay existencias

Descripción

Moneda de plata Basilica St George. La Basílica de San Jorge en el Castillo de Praga es una de las iglesias checas más antiguas y el lugar de enterramiento de la familia Přemyslov, cerca de la cual se fundó el primer monasterio checo de San Jorge.

Características :

Medalla conmemorativa  en plata 925  ,  diametro  30 mm
  • Anverso: Estatua de St. George en el Castillo de Praga.
  • Reverso: Basílica de St. Jorge.

Plazo de entrega 1-3 semanas según disponibilidad.

Mas detalles:

MaterialPlata 925
Diámetro de la medalla.30 milímetros
Peso de la medalla14,5 gramos
Certificado
Cápsula de plástico
EmbalajeCaja azul

Historia:

Que el Castillo de Praga, uno de los más grandes del mundo, es una de las visitas obligadas de la capital checa es algo indiscutible. Aunque hay que considerar que más que un castillo en sí es un conjunto formado por diversos palacios, patios, edificios religiosos y calles. Se trata casi de una pequeña ciudad que se levanta sobre la colina y domina el escenario.

Su apariencia está totalmente alejada de la idea medieval de fortaleza amurallada. En su interior podremos admirar la impactante Catedral de San Vito, el encantador Callejón del Oro o la curiosa Torre Negra. Otra de las construcciones que aquí hallarás es la bella basílica de San Jorge, una joya de origen románico envuelta con una característica portada barroca. 

La basílica y monasterio de San Jorge a través de la historia

Este templo, ubicado en la plaza de San Jorge, es un lugar repleto de historia. Fue fundado sobre el año 920 por el príncipe Bratislao I de Bohemia, padre de San Wenceslao, que es el patrón de la República Checa. La basílica se dedicó a San Jorge y muy pronto se convirtió en un lugar de culto, pues en el 925 se depositaron aquí los restos mortales de Santa Ludmila de Bohemia, abuela de San Wenceslao y principal responsable de su educación. Fue asesinada y se convirtió en la primera mártir checa.

En el año 973 el edificio sufrió su primera ampliación al fundarse la abadía de San Jorge con una orden benedictina. Se siguió un esquema románico temprano, con una basílica formada por tres naves.

En 1142 tuvo lugar un terrible incendio y el templo se reconstruyó con el aspecto que tiene hoy en día. Se ampliaron las naves laterales y se levantaron dos torres blancas acabadas en punta que siguen custodiando la basílica. Un siglo después se construyó la capilla gótica de Santa Ludmila, donde se colocó su tumba. Los añadidos posteriores siguieron llegando, renacentistas o barrocos, hasta llegar a la apariencia con la que se conoce a la basílica de San Jorge en la actualidad. Gracias a las restauraciones de los últimos años, no se ha perdido el espíritu románico.

Información adicional

Color

Dorado